“Ya no te llamarán «Abandonada», ni a tu tierra la llamarán «Desolada», sino que serás llamada «Mi deleite»; tu tierra se llamará «Mi esposa»; porque el Señor se deleitará en ti, y tú tierra tendrá esposo.”(Isaías 62,4)Muchas veces el enemigo nos ataca tal cual lo contrario con lo que Dios nos ha dado como promesa, en este versículo se reúnen las más grandes promesas de Dios y el padre de la mentira conocedor de la Palabra, las usa como las más crueles mentiras y las más malvadas palabras que nos lleva a dejar de luchar, solo con la intención de destruir un matrimonio. El enemigo nos dice: “se fue quedaste abandonada o abandonado” no se comunica: ” quedaste desolada o desolado” Está con otra u otro: ” tiene otro deleite” Caemos en depresión, caemos en desolación, angustia y dolor. He aprendido que somos humanos, y esto nos causa dolor en la carne, pero una vez que entramos en comunión con Dios, todo comienza a cambiar, la fortaleza espiritual va creciendo y cada día más las mentiras de nuestros enemigos se hacen más pequeñas, cumpliéndose la Palabra de Dios que dice: ” Más grande es el que está dentro de nosotros que aquel que gobierna el mundo y aunque vivamos en el mundo, no pertenecemos a él”. Es precisamente esto, no solo conocer la Palabra, sino vivirla, dejar que la Palabra nos haga libres de toda mentira del mundo, esto solo ocurrirá cuando vivamos con la plena confianza, que si Dios su Palabra nos lleva a la verdad para ser fuertes, libres y no dejarse engañar. Es más fácil creerles al mundo que la palabra de Dios, lo digo con propiedad pues aun paso por esto, pero he aprendido que aunque el mundo tenga una aparente ventaja, de que además miente y crea circunstancias, Dios es más poderoso, pues la batalla la ganó Jesús en la cruz, Las circunstancias de Jesús parecía la más eminente derrota, y en segundos a los pies de la cruz, se derramaría la ” misericordia, la piedad y el amor” necesario para reconciliar a todos los hijos de Dios, jamás el enemigo se lo imaginó, en principio estaría danzando y brincando con tanto atropello, pero no, Dios sabía exactamente lo que hacía. Es de esta misma manera como después de tantos años, sigue la lucha, parece que el mal triunfa en el bien a diario en nuestras vidas, pero estoy más que segura que Dios tiene un plan que dejará al enemigo boca abierta una vez más. ¿Qué debemos hacer? Mi experiencia me ha llevado a cada día, hacer vida la Palabra de Dios, cuésteme lo que me cueste, a renunciar a todo sentimiento de orgullo, envidia y desamor, cuando más oscuro se presentan las circunstancias, cuando las personas movidas por el enemigo se mofan diciendo, esta pobre loca, allí es cuando más declaro: “mi Padre me dijo que no me llamaran abandonada, mi Padre me prometió no estar desolada, que se deleitara en mí, seré su esposa y El será mi esposo. Amén. “Cuando me hablan sobre el libre albedrio, le digo en total acuerdo, es verdad, de la misma manera que Dios respeta la libertad de mi esposo yo también, mas no quiere decir que el Padre esté de acuerdo con lo que vive mi esposo, desde este punto, Dios de lo imposible, usará sus herramientas que el solo conoce, para mover ese corazón ciego, usará personas, usará circunstancias, visiones, sueños etc. Y Yo quedaré en comunión con Dios, cambiando mi vida para ser esa esposa que Dios Padre creo, orando, amando, perdonando, derramando lágrimas, sometiéndome. Es este el justo momento, cuando Dios Padre y yo somos un equipo, entendiendo y respetando el libre albedrio de mi esposo, pero trabajando con cada herramienta en particular para mover la vida de mi esposo a donde Dios sabe que debe estar y ¿dónde debe estar? “En Los caminos de Dios Padre omnipotente “. Si crees que las circunstancias nunca cambiaran es porque el cambio en ti no ha ocurrido, deja de decir nada ha cambiado y comienza a decir ¿Señor hoy que nos toca cambiar? Bendiciones. Miembro de JSMF.