Hebreos 3,13

Hola, hermanos: Al leer un mensaje de alguien ‘Renuncio, no doy más. Ayúdenme’ pensé en la lectura del Documento de Aparecida, donde declara ‘La Familia es patrimonio de la humanidad’ (Pág. 19 DA) Sabemos que Los Patrimonios declarados en la humanidad, son riquezas que hay que preservar cuando están en peligro de extinción. La Iglesia reconoce que la célula primera de la Sociedad, la Familia está enferma, en grave peligro de desaparición, al recibir numerosos ataques de la misma sociedad de hoy. Palpamos que la juventud no desea responsabilizarse ni formar parte de un Matrimonio; los paradigmas que se le presentan son enormes, y las dudas se resuelven ilusionados y absorbidos por la farándula , los meDios de comunicación, o por lo más fácil… Sí, lo entendemos y lo sabemos; luego, es algo que está en nuestra mente. Pero qué tan distante está de hacer mella en nuestro corazón? De ser una verdad que sea el motor para cumplir la misión de Amar a la cual nos hemos comprometido? ¿Queremos, por encima de toda otra consideración, y con toda nuestra alma, manifestar a nuestros hijos, al mundo de hoy, que en el Matrimonio se vive el amor? ¿Amamos su sacralidad, sus límites, hasta sus contratiempos, como para salir a flote en la adversidad y atestiguar a la juventud de hoy que el matrimonio, jugársela por La familia, según el Plan de Dios, vale la pena? ¿Qué herencia familiar cristiana les vamos dejando? ¿Pasamos la Fe a nuestros hijos? ¿Reciben de nosotros la antorcha de la Fe, encendida, para pasársela a otras generaciones? Estamos en el tercer milenio, y los desafíos de la institución del matrimonio, merecen todo el esfuerzo de una pastoral que la Iglesia propone en el DA como ENCUENTROS PERSONALES CON JESUCRISTO para descubrir la Buena Nueva de La Familia, pág. 91 DA. Allí, enumera y explica los Lugares de encuentro con Jesucristo: 1. En la Iglesia, por la Palabra, la Eucaristía y la fraternidad. Cfr. Nº246 257 2. En la piedad popular, precioso tesoro de la Iglesia de América Latina y del Caribe Nº 258 265 que nos pide respetar, comprender y valorar 3. En María, primera discípula y misionera. Madre, quien nos formará en los diferentes aspectos del proceso : *encuentro * conversión * discipulado * comunión * misión. Nº 266 272 S.S. Benedicto XVI en el Discurso Inaugural de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, plantea la tesis: ‘Quien excluye a Dios de su horizonte, falsifica el concepto de realidad y en consecuencia sólo puede terminar en caminos equivocados y con recetas destructivas’ pág. 12 D.A. Mayo 13 /07 La primera afirmación fundamental es: Sólo quien reconoce a Dios, conoce la realidad y puede responder a ella de modo adecuado y realmente humano. Nosotros, creemos conocer nuestra realidad, pero descubrimos en el momento del sufrimiento y la separación, que no hemos descubierto en nuestro caminar del matrimonio, esa vida y vida abundante que Dios promete a quien camina en presencia del Señor. Y en consecuencia, terminamos en caminos equivocados. ¿Quién conoce a Dios? Dios mismo. ¿Cómo podemos conocerlo? La respuesta del Evangelio: ‘Si no conocemos a Dios en Cristo y con Cristo,’ toda la realidad se convierte en un enigma indescifrable; entonces, no hay camino, no hay felicidad y no hay vida. El Santo Padre nos pide que meditemos la Palabra de Dios, para que se convierta en nuestro alimento, y para que por propia experiencia, veamos que las palabras de Jesús son espíritu y vida abundante. (Jn 6, 63 )Hemos llegado por el querer de Dios como a un oasis, al Grupo JSMF que llamamos en forma cariñosa y agradecida, Nuestra Segunda Familia, en la esperanza del goce de Los segundos vinos. Queremos en grupo, desandar esos ‘caminos equivocados y de recetas destructivas’. (cada uno las vamos descubriendo, dolorosamente, en su propia realidad) , y apoyados en la confianza que buscamos la Divina Voluntad sobre nuestras vidas, y obedeciendo unos parámetros trazados como nuevas vías conducentes al camino seguro del Evangelio, vamos descubriendo sinceramente nuestra realidad y vamos acogiéndonos a las perspectivas que nacen de un corazón contrito, humillado y agradecido con el Señor y con el grupo. Poco a poco, la realidad que en un comienzo se nos hizo indescifrable, que nos hizo gritar, llorar, patalear, clamar, hasta callar, serenarnos, adorar y alabar los designios Infinitamente misericorDiosos del Padre Bueno, cuando aceptamos el proceso, con la guía de la Sagrada Familia, tomamos aliento y reiniciamos el camino, avanzamos, caemos y retrocedemos, paramos, y otras veces nos desalentamos, pero entonces, buscamos apoyo en la intercesión de nuestro grupo en oración, con la seguridad de llegar a la victoria en el anhelo de nuestra santificación en el matrimonio, en la restauración de las familias, y en la renovación de la iglesia, Familia de familias. Porque hemos hecho vida, ‘Un corazón quebrantado y humillado, Tu no lo desprecias’ Salmo 51, Es la Visión y Misión de nuestro querido grupo de oración en Red por las Familias. Apostolado actual en la mira de nuestra Iglesia Católica en Misión en América Latina y El Caribe. El matrimonio, como un encuentro con el otro, donde el centro es Dios, y lo demás vendrá por añadidura, salvará a la sociedad en el tercer milenio. De una Civilización del desamor, hemos de pasar a una Civilización del Amor. Colaboremos en el proceso de la preservación del matrimonio, declarado patrimonio de la humanidad. Digámosle al Padre Celestial que tome el control de nuestra vida; pero atrevámonos a soltarle el volante, el mapa a recorrer y las viandas del camino. Jesucristo nos dará a gustar los segundos vinos! Ofrendémosle los misterios luminosos del Santo Rosario que nos dejó SS Juan Pablo II para interceder con sentido de esperanza, por todos los matrimonios y la reconciliación en las familias. Oremos confiados y pidamos diariamente bendiciones sobre JSMF. Un abrazo fraterno. Miembro de JSMF.