Aléjate de la maldad y haz lo bueno, tendrás siempre un lugar donde vivir. Sal 37,27