Ese fue mi consuelo en las angustias, tus palabras me darán vida. Salmo 119,50