Esperaba en el Señor con gran confianza, El se inclinó hacia mí y escuchó mi clamor; me sacó de la fosa fatal, del barro del pantano; puso mis pies sobre roca y aseguró mis pasos. Salmo 40, 2-3