Esperaba, esperaba en el Señor, el se inclino hacia mi y escucho mi clamor. Salmo 40 2