Esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor (Ef. 5,22)