Felices los que lloran, porque recibirán consuelo. Mateo 5,4