Hace tiempo que dejé de ser joven, pero nunca vi a un hombre bueno abandonado. Salmo 37,25