No amen el dinero; conténtense con lo que tienen, porque Dios ha dicho, "Nunca te dejaré ni te abandonaré." Heb 13,5