Hijo mío, si los pecadores intentan seducirte, tú no aceptes. Proverbios 1,10