Los ojos del Señor están mirando a los que lo respetan y ponen su esperanza en su bondad, para arrancar sus vidas de la muerte y darles de comer en tiempo de hambre. Salmo 33, 18-19