Los que confían en Dios son como el monte de Sión, que no se mueve, sino que permanece para siempre. Salmo 125,1