Mírame y ten lástima, porque soy pobre y desvalido. Alivia las angustias de mi alma y líbrame de mis penas. Contempla mi miseria y mi trabajo y perdóname mis pecados. Salmo 25, 16-18