No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también. Así Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y ésta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús. Filipenses 4,6-7