Oh Señor, te imploro dos cosas, no me las niegues antes que muera!, Aleja de mí la mentira y la falsedad, no me concedas ni pobreza ni riqueza, déjame comer mi parte de pan, no sea que, satisfecho, me aparte de ti y diga, ¿Quién es Yahvé?; o que, necesitado, robe y profane el nombre de mi Dios. Proverbios 30, 7-9