Para aliviar el dolor del otro hay que aliviar el propio. Abraham Lincoln