Para Dios nada hay imposible. Lucas 1.37