Pero el Señor es fiel, él los fortalecerá y los preservará del Maligno. 2 Tesalonicenses 3, 3