Pero yo miraré al Señor, esperando de Dios mi salvación, pues él me atenderá. Miqueas 7,7