Por eso el hombre deja a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos llegan a ser una sola persona. Génesis 2.21-25