Por eso, como dice el Espíritu Santo, = Si oís hoy su voz, = no endurezcáis vuestros corazones como en la Querella, el día de la provocación en el desierto. Hebreos 3, 7-8