Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su esposa, que ya no son dos, sino uno solo. De modo que el hombre no debe separar lo que Dios ha unido. Mateo 19,4-6