Porque Dios no rechazará a su pueblo, ni abandonará su herencia. Salmo 94,14