Porque el esposo es cabeza de su esposa (Ef. 5,23)