Porque el Señor se complace en su pueblo; da a los humildes el honor de la victoria. Salmo 149,4