Porque su enojo dura unos momentos y su bondad la vida entera. Al atardecer nos visita el llanto y por la mañana la alegría. Salmo 30,6