Porque todo viene de ti, y de tu mano proviene lo que te damos. 1 Crónicas 29, 14