Pues el hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que se había perdido. Lucas 19,10