Pues el Señor es quien da la sabiduría; la ciencia y el conocimiento brotan de sus labios. Proverbios 2,6