Que nuestros graneros estén llenos, rebosando de toda clase de alimentos, que nuestras ovejas se multipliquen por miles entre miles de crías ; que nuestras bestias viajen cargadas; que no haya invasión ni derrota, ni se oiga llanto en nuestras plazas. Salmo 144,13-14