Quien ama no se alegra de la injusticia, ni de la maldad. 1 corintios 13, 4-8