Quitaré de ustedes ese corazón duro como la piedra y les pondré un corazón dócil. Ezequiel 36,26