Respeten al Señor todos los fieles, pues de nada carece quien lo teme. Salmo 34,10