Sana a los corazones destrozados y venda sus heridas. Salmo 147,3