Señor ten compasión de mí, pues estoy entre angustias, mis ojos, mi alma y mi cuerpo languidecen de tristeza. Salmo 31, 10