Señor, a ti clamo; no te hagas el sordo, Roca mía; porque si tú no me oyes, seré semejante a los que bajan al sepulcro. Oye la voz de mi corazón cuando a ti grito, cuando elevo mis manos, oh Señor, hacia tu Templo santo. Salmo 28, 1-2