Señor, escucha mi oración, presta oído al clamor con que te ruego. A ti clamo en el día de mi pena, tú me respondes. Salmo 86, 6-7