Señor, escucha mi plegaria, y que mi clamor llegue a tu presencia. No apartes tu rostro de mí; en el tiempo de mi angustia préstame atención; escúchame en el día que te invoco. Salmo 102, 2-3