"No avergüences al que se arrepiente del pecado; recuerda que todos somos pecadores". Eclesiástico 8,5