Señor, tú me sondeas y me conoces tú sabes si me siento o me levanto; de lejos percibes lo que pienso. Salmo 139(138),1-3