Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros ? Romanos 8, 31b