También sabemos que Dios dispone todas las cosas para bien de los que lo aman. Romanos 8,28