Tú, eres mi protector, mi lugar de refugio, mi libertador, mi Dios, la roca que me protege, mi escudo, el poder que me salva, mi más alto escondite. Tú, Señor, eres digno de alabanza; cuando te llamo, me salvas de mis enemigos. Salmo 18,2-3