Tuya, oh Yahvé, es la grandeza, la fuerza, la magnificencia, la duración y la gloria; pues tuyo es cuanto hay en el cielo y en la tierra. Tuya, oh Yahvé, es la realeza; tu estás por encima de todo. Te acompañan la gloria y las riquezas. Tu eres dueño de todo; en tu mano están el poder y la fortaleza y es tu mano la que todo lo engrandece y a todo da consistencia. 1 Crónicas 29, 11-12