Y respondiendo el centurión, dijo, Señor, yo no soy digno de que entres bajo mi techo, di sólo una palabra, y mi siervo será curado. Mat 8,8