"Ten confianza, hijo, tus pecados te son perdonados". San Mateo 9,1-8