Por eso, nosotros, teniendo a nuestro alrededor a tantas personas que han demostrado su fe, dejemos a un lado todo lo que nos estorba y el pecado que nos enreda, y corramos con fortaleza a carrera que tenemos por delante Hebreos 12,1