¡COMPLETO EN MI CARNE LO QUE FALTA A LA Pasión DE CRISTO!. (Col 1, 24)