¡Cuando te llamo a ti, tu me respondes, oh mi Dios Salvador ! Tu, que me has sostenido en mis angustias, de mí ten compasión y escucha mi oración. Salmo 4, 2